Por Cristina Martin

¡Hola a todos y todas!

Este mes quiero hablaros de las aventuras de un par de hermanos que desde hace un tiempo se han convertido en un ejemplo increíble de que la vida (con parálisis cerebral o sin ella) es un “camino sin límites”

Me refiero a Oliver y Juan Luis, dos hermanos granadinos que en 2016 demostraron que es posible vivir la experiencia del Camino de Santiago “regular” en silla de ruedas (sin recurrir a las opciones accesibles). Oliver quería vivir con su hermano pequeño (a quienes todos llaman cariñosamente “Juanlu y que tiene parálisis cerebral)” la experiencia del Camino al 100%. Fueron documentando su aventura por redes sociales (Facebook, Instagram y el canal de Youtube de OliverTrip) (enlace: https://www.youtube.com/channel/UC3SQCrG207J8W3bFMJXAq6g) e incluso llegaron a grabar un documental dirigido por Joan Planas que se estrenó en marzo del año pasado: Camino sin límites, la película. La historia sorprendió tanto que llegó a ser presentada en festivales internacionales.

Sin embargo, los traigo al blog precisamente ahora para hablaros de su nueva aventura: “Camino sin límites en Tailandia” que he seguido por Youtube durante este mes de octubre.

Oliver organiza expediciones y viajes en grupo que le llevan por todas partes del mundo. En su último viaje a Tailandia compartió una parte de la aventura con Juanlu y Ana, su madre, además de parte de su grupo de aventureros que se quedaron para acompañar a la familia. Juntos pasaron 20 días recorriendo diferentes zonas de Tailandia. Una vez más han querido compartirlo con nosotros en su canal de Youtube, en esta ocasión con una serie de seis vídeos, en forma de pequeño documental, que resumen su aventura.

Así, podemos disfrutar con ellos día a día desde su llegada a Bangkok, su paso por Ayuthaya una aldea donde los monos campan a sus anchas y juegan con los turistas sin peligro (salvo el de perder la gorra como le pasó a Oliver) o sus aventuras en la selva. Sí, en la selva, habéis leído bien, con barro y lluvia incluidos. Porque si algo enseñan Oliver y Juanlu siempre, como bien muestra el nombre que lucen como bandera, es que en tu camino los límites los pones tú. Ellos suben pendientes imposibles, hacen autostop por Tailandia o atraviesan la selva sólo por ver una cascada única.

Oliver, con su voluntad para llevar a cabo cosas que a mí me parecen una locura desde una silla de ruedas y Juanlu con un valor increíble. Porque se ve que confía mucho en su hermano para hacer realidad todas esas locuras pero para hacer esas cosas hace falta algo más que confianza ciega. Juanlu me ha enseñado que no hay que tener miedo a caer, incluso cuando no puedes levantarte por ti mismo. Cuando se cae (que pasa poco porque ahí está su hermano para evitarlo pero a veces accidentes pasan) siempre lo hace con una sonrisa. Se ve a la legua que disfruta de cada paso por lo que sea y que es el primero en atreverse a hacer las cosas (cómo insistir en hacer autostop incluso cuando tiene alternativas más cómodas). Me parece un gran ejemplo a seguir.

También hay que destacar el papel de Ana, la madre de los hermanos, que vive la aventura con ellos y disfruta cómo la que más, pero que se nota que también sufre porque a Juanlu pueda pasarle algo y a pesar de todo se calla y les deja hacer. Se ve lo mucho que confía en sus hijos y eso es algo muy bonito porque en algunos momentos no debió ser nada fácil. Eso demuestra que es una madre maravillosa.

Otra cosa que muestra muy bien “Camino sin límites” y que los chicos se ocupan siempre de destacar como se merece, es la solidaridad y el trabajo en equipo. Sin el apoyo del grupo que siempre les acompaña (que curiosamente pocas veces es el mismo) tienen muy claro que no llegarían tan lejos. Personalmente me emociona mucho ver al grupo tirar de la silla en los tramos más complicados aunque les cueste un verdadero esfuerzo, sólo porque Juanlu pueda vivir la experiencia igual que ellos. Esos pequeños grandes detalles significan mucho.

En general, creo que se puede aprender mucho de todo lo que significa “Camino sin límites” y quería aprovechar para agradecerles a Oliver y Juanlu todo lo que nos enseñan siempre y sobre todo por compartir siempre sus aventuras. Gracias por demostrarme que con voluntad y valor se puede vivir sin límites aunque al principio parezca difícil. Es algo que intento tener siempre presente desde que les conozco.

A vosotros, si aún no los conocéis os animo a ver sus aventuras si tenéis oportunidad. Os dejo por aquí el tráiler de sus aventuras por Tailandia (enlace: https://www.youtube.com/watch?v=M24pBFCmNZE) que podéis ver íntegras en Youtube. ¡Espero que las disfrutéis tanto como yo!

¿Nos leemos en la próxima entrada?

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.