SONSOLES, SÉPTIMA EXPULSADA MASTERCHEF 8: UN GRAN EJEMPLO DE INCLUSIÓN

SONSOLES, SÉPTIMA EXPULSADA MASTERCHEF 8: UN GRAN EJEMPLO DE INCLUSIÓN

Por Cristina Martin

¡Buenas!

Hoy vengo hablaros de Sonsoles Conde, una mujer que para mí se ha convertido en un gran ejemplo de representación de diversidad funcional en televisión. Hemos podido conocerla gracias a su participación en la octava edición de Masterchef (el talent show internacional de cocina, que en España comenzó a emitirse en 2013 y pertenece a Televisión Española). Esta edición se presentó como una de las más diversas por la gran representación social que abarca. Entre los miembros del casting encontramos representación de diferentes edades, nacionalidades, etnia, identidad de género… y también de diversidad funcional.

Sonsoles Conde (43 años, Burgos) es farmacéutica (trabaja en la farmacia del Hospital Universitario de Burgos), pero también adora viajar y ha rodado por varias partes del mundo. Su situación se debe a un accidente de tráfico a los 24 años y quizá esas circunstancias son las que le han hecho tener una actitud tan positiva ante la vida. Según sus propias palabras le ha tocado aprender desde el dolor y ahora quiere hacerlo desde el disfrute. Además, le encantan los retos y afronta Masterchef como uno más.

La trayectoria de Sonsoles en el programa:

Su aventura en Masterchef ha durado seis programas. Regresó en el séptimo programa para participar en la repesca, pero no tuvo la suerte de poder volver a unirse al concurso.

Su forma de cocinar se caracteriza por la originalidad y flexibilidad a la hora de realizar sus platos (en el programa 4 por ejemplo fue capaz de reaccionar y presentar una tarta de limón “deconstruida” cuando la receta original no le sale cómo esperaba). En las pruebas por equipos destaca por su capacidad de iniciativa, trabajo y resolución (es ella la que descubre cómo utiliza de la máquina de rooner también en el programa 4). Por otra parte, en otras ocasiones se aprecia que también es capaz de reconocer sus limitaciones, por ejemplo, en una prueba de cocinado por parejas decide que su compañero realice las tareas que a ella más le cuestan (como hacer la compra con rapidez o limpiar el pescado). En la relación con sus compañeros destaca la forma en que defiende a las compañeras a las que aprecia en situaciones de confrontación con otros concursantes. Los compañeros que trabajan con ella en la cocina la definen como alguien trabajadora y fácil de dirigir.

Normalmente trabajaba de forma muy tranquila al menos hasta su último programa. En esta ocasión el jurado la criticó desde el principio por tener poca iniciativa. En la prueba por equipos le tocó enfrentarse a un cocinado complicado, y al llegar a la prueba de expulsión trata de hacer frente a las críticas liderando el cocinado en una prueba por parejas, pero quizá se arriesgó demasiado en sus decisiones. Así, en su última oportunidad los nervios unidos a la exigencia de usar las técnicas más complejas de cocina de vanguardia, la superaron.

La accesibilidad en MasterChef:

Nuestra protagonista de hoy es la primera concursante en silla de ruedas que ha pasado por este programa de cocina. Su participación demuestra que la accesibilidad física en un plató de televisión sí es posible. En el caso de Masterchef, por ejemplo, basta con adaptar el puesto de cocina para que la silla quepa debajo o poner una rampa en la tarima en la que se presentan los platos además de contar con el apoyo de sus compañeros o los propios jueces para trasladarlos. Aunque es curioso que no enfoquen con normalidad las medidas de accesibilidad, la mayoría de las veces parece que Sonsoles sube a la tarima por arte de magia. Me habría gustado ver algún plano de estas adaptaciones, no me refiero a que las destaquen de forma continua, pero sí que se visibilizase de vez en cuando.

El trato de la representación de diversidad funcional:

Me llama la atención también el énfasis en su actitud de superación que destaca la mayor parte de invitados y jueces e incluso los concursantes. Esto resalta sobre todo teniendo en cuenta que ella afirma con una actitud de lo más humilde que solo pretende ser una más y realmente lo demuestra. Quizá por esa humildad y capacidad para pasar desapercibida diría que es una de las concursantes menos enfocadas durante las pruebas de cocinado.

Por otro lado, más allá de la “romantización de la superación” el trato hacia ella en el programa no muestra discriminación positiva en ningún sentido. El único gesto “favorecedor” hacia ella que he observado podría ser que una compañera le alcanzase un recipiente que se encontraba es el estante más alto. Quizás me haya llamado la atención por las necesidades de Sonsoles pero reconozco que en cualquier otra situación, sería simplemente un gesto más de apoyo entre compañeros que ni siquiera llamaría la atención.

En general, creo que el trato hacia ella ha sido muy respetuoso y sincero. Sonsoles da un ejemplo maravilloso de que todos incluso desde circunstancias diferentes podemos trabajar y aprender en las mismas condiciones. Sólo es necesario hacerlo con humildad y el esfuerzo. Ella misma afirma que “quería dar visibilidad (a la discapacidad) desde el hacer, no desde la telemendicidad» y sin ninguna duda, esa es la mejor forma de abordarlo.

Espero que su participación no se convierta sólo en un caso aislado a destacar, y sea el inicio de una mayor representación en los concursos de televisión.

¿Qué opináis vosotros? ¿Conocíais a Sonsoles? ¿Habéis seguido el programa?

Sin Comentarios

Publicar un comentario