Queridas Reinas Magas… Estos son nuestros deseos para 2020.

Queridas Reinas Magas… Estos son nuestros deseos para 2020.

Por Cristina Martín

Buenas a todos!

Antes de nada, felices fiestas. La entrada de hoy es un poco diferente. Por estas fechas quería hacer algo especial y os pedí ayuda por Twitter para recopilar deseos que como personas con discapacidad nos gustaría que se cumplieran en 2020. Y así, gracias a la colaboración de Clara, Enara, Alicia, Irene y Elena os traigo nuestra lista de deseos. Gracias chicas, espero transmitir vuestras palabras cómo se merecen.

Además el pasado mes de diciembre tuve la suerte de poder asistir a la jornada de Mujeres en igualdad “Doy la cara contra la discriminación” en la que la discapacidad (en este caso intelectual) estuvo representada por Autismo España en la figura de Cristina Hernández (Técnica de investigación) que trabaja en una investigación pionera sobre mujeres y niñas con autismo que trata de recoger sus problemas y necesidades.

Por eso he decidido reunir las palabras de todas en una gran carta a los Reyes o a las Reinas Magas (que todas las que pedimos deseos en esta carta somos mujeres) Aquí están:

  1. Lograr la accesibilidad universal: Este ha sido el deseo más repetido por redes. Destacando la accesibilidad en espacios culturales (como las librerías) o medios de transporte. En mi último artículo ya vimos las mejoras de accesibilidad que está implantando el Metro de Madrid pero en otras infraestructuras queda mucho por mejorar. Por ejemplo, en la red de Cercanías de Madrid solo 27 de las estaciones son accesibles y no todos los trenes están adaptados. Además, en ciudades como Vitoria aún faltan autobuses en los que implantar el sistema sonoro que se prometió, según nos han comentado por redes.
  2. Tener asistencia personal para todos: Este deseo es más personal, pero creo que es algo que compartimos muchas personas con parálisis cerebral. Sé que es complicado y depende de mucha gente y sobre todo que se necesita apoyo económico, pero se están poniendo en marcha proyectos de este tipo que merecen mucho la pena. Ojalá sigan adelante y lleguen a muchas personas proyectos de autonomía como el Programa de Vida Independiente de la Comunidad de Madrid o el Proyecto Capaces de ASPACE Madrid.
  3. Que haya más representación cultural (positiva y significativa) de la discapacidad: Una de las cosas que se comentó mucho en la jornada fue la necesidad y el deseo de una mayor visibilidad. La mejor forma de visibilizar es a través de la cultura, ya sea desde la literatura o desde el entretenimiento televisivo. Poco a poco van surgiendo cada vez más series (en el blog hablamos hace unos meses de Special (enlace: http://blog.aspacemadrid.org/?s=special), películas o libros que tratan de visibilizar los diferentes tipos de discapacidades, pero nunca son suficientes. Cuantas más historias creemos y compartamos sobre nuestra realidad (o sobre otras discriminaciones que conozcamos) más fácil será que la sociedad la conozca y la entienda.
  4. Acabar con la doble discriminación laboral: Las mujeres con discapacidad es el colectivo que más discriminación laboral sufre (en especial las mujeres con enfermedad mental y discapacidad intelectual, pero también con discapacidad física) ya que entre otras cosas somos el colectivo más afectado por la brecha salarial.
  5. Realizar más investigación social sobre mujeres con discapacidad: Cristina en su presentación sobre mujeres y niñas con autismo habló de la necesidad de una mayor investigación ya que las mujeres somos invisibles en los datos de discapacidad: las cifras no aparecen diferenciadas por género. Necesitamos esa visibilidad para que se puedan conocer nuestras necesidades. Por eso son importantes más iniciativas como la que Autismo España.
  6. Ser más visibles desde un punto de vista romántico: Es precisamente una de nuestras necesidades como mujeres. Esa tendencia a invisibilizarnos y a infantilizarnos hace que no se nos considere merecedoras de una relación de pareja. Porque podemos tener las mismas necesidades que cualquier otra mujer.
  7. Respeto como personas con discapacidad y por nuestros derechos: Los datos informan que en 2018 ha habido 25 denuncias por delitos de odio dirigidos hacia personas con discapacidad (de un total de 1598 registrados hacia todos los colectivos). También apuntan que 45 personas con discapacidad intelectual solicitaron asistencia legal al turno de abogados especializado en víctimas con discapacidad objeto de abuso o maltrato. Estas cifras aunque no parezcan grandes son la muestra de que se debe trabajar para que los comportamientos de odio, rechazo o discriminación hacia personas con discapacidad desaparezcan.

Y estos son nuestros deseos para 2020. Quizá esperar que se cumplan al completo sea pedir demasiado… Yo personalmente me conformo con ver algún paso firme en dirección a cumplirlos (aprobación de presupuestos, leyes o ayudas especificas para ello). Mientras esperamos novedades aprovecho para desearos un próspero año 2020. Cuidaos mucho y nos leemos durante 2020.

Sin Comentarios

Publicar un comentario